Blogia
EL RINCÓN DE MIS PENSAMIENTOS

CONCÉDEME UNA TARDE

Era un día de esos, en los que aunque estuviera lloviendo parecía que el sol hubiera salido con mas fuerzas que de costumbre, porque tu estabas conmigo, sentía tu mano cogiendo la mía y tus ojos mirándome de reojo.

El ruido de la lluvia sobre las hojas, era simplemente música, las flores asomaban asustadas su delicada belleza porque se ruborizaban al vernos besarnos, tal vez, el color rojo del que estaban compuestas también influyera.

Los pájaros miraban, quietos, resguardados bajo las copas de los árboles. Ese día no volaban, no alzaban su vuelo hasta lo más alto del cielo. En cambio, yo, hubiera podido ir a cualquier lugar, hubiera podido flotar fácilmente, aunque no lo hice, porque entonces me alejaría de ti, de tu voz, de tus cuentos, de aquel paisaje que guardo en mi memoria.

Nada fue igual para mí a partir de ese momento, dejamos de ser pasado, para convertirnos en un futuro próximo, en un futuro a largo plazo, del que el fin parece haber desaparecido.

Según íbamos caminando me quedé embelesada al ver nuestras huellas, me encantaba verlas entrelazadas, los momentos en los que nos habíamos parado sin que nos importara la lluvia que caía sobre nosotros. Me daba igual, no me interesaba si mañana me tocaba quedarme en cama, con un vaso de leche caliente al lado, porque ese momento, ese instante, no era perder el tiempo, ni gastarlo, era vivirlo, con mi mente, mi corazón, contigo.

Cerca de allí, corría un pequeño riachuelo, tu me explicabas el camino que seguían las truchas, cuál era la mejor forma de poder pescarlas, sin que ellas fueran conscientes de que pasarían a ser la cena de alguna familia. Y yo, solamente te miraba, tus palabras me parecían algo lejanas, no es que no te estuviera escuchando, es que estaba haciendo mucho más que eso. Miraba tus manos, escuchaba simplemente tu voz, me concentraba en como olías, intentando adivinar que colonia llevarías puesta, eran muchas cosas las que iban de un lado a otro dentro de mi cabeza, y tu en ese momento solo me hablabas.

Esta es mi historia, este es el resumen que puedo contar de aquella tarde, una historia entre mis sueños, mi imaginación y tu.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres