Blogia
EL RINCÓN DE MIS PENSAMIENTOS

SUEÑO O REALIDAD

SUEÑO O REALIDAD

“Morfeo: ¿te gustaría saber lo que es? Matrix nos rodea. Esta por todas partes, incluso ahora, en esta misma habitación. Puedes verla si miras por la ventana o al encender la televisión. Puedes sentirla, cuando vas a trabajar, cuando vas a la iglesia, cuando pagas tus impuestos. Es el mundo que ha sido puesto ante tus ojos para ocultarte la verdad.

Neo: ¿Qué verdad?

Morfeo: que eres un esclavo, Neo. Igual que los demás, naciste en cautiverio, naciste en una prisión que no puedes ni oler ni saborear ni tocar. Una prisión para tu mente. Por desgracia no se puede explicar lo que es Matrix. Has de verla con tus propios ojos. Esta es la última oportunidad. Después, ya no podrás echarte atrás. Si tomas la pastilla azul fin de la historia. Despertaras en tu cama y creerás lo que quieras creerte. Si tomas la roja, te quedas en el País de las maravillas y yo te enseñare hasta donde llega la madriguera de conejos. Recuerda: lo único que te ofrezco es la verdad. Nada más. Sígueme.

Smith: ¿Alguna vez la ha mirado fijamente maravillándose de su belleza, de su genio? Millones de personas viviendo sus vidas inconscientes ¿Sabía que la primera Matrix fue diseñada para ser un perfecto mundo humano donde nadie sufriera, donde todo el mundo fuera feliz, fue un desastre. Nadie acepto ese programa, se perdieron cosechas enteras. Algunos creían que no teníamos el lenguaje de programación para describir su mundo perfecto. Pero yo creo que, como especie, los seres humanos definen su realidad con la tristeza y el sufrimiento. Así que el mundo perfecto era un sueño del que sus primitivos cerebros querían constantemente despertar. Por ese motivo Matrix fue rediseñada así, en el apogeo de su civilización. Ha oído bien: su civilización, porque cuando empezamos a pensar por ustedes, en realidad se convirtió en nuestra civilización y claro, como imaginara es de lo que va todo esto. De evolución, Morfeo. Evolución. Como el dinosaurio. Mire por esa ventana. Su época ya paso. El futuro es nuestro mundo Morfeo. El futuro es nuestra época […] Quisiera compartir una revelación que he tenido desde que estoy aquí. Esta me sobrevino cuando intente clasificar a su especie. Vera, me di cuenta de que, en realidad no son mamíferos. Todos los mamíferos de este planeta desarrollan instintivamente un lógico equilibrio con el hábitat natural que les rodea. Pero los humanos no lo hacen. Se trasladan a una zona y se multiplican y siguen multiplicándose hasta que todos los recursos naturales se agotan. Así que el único modo de sobrevivir es extendiéndose hasta otra zona. Existe otro organismo en este planeta que sigue el mismo patrón, ¿Sabe cuál es? Un virus. Los humanos sois una enfermedad, sois el cáncer de este planeta, sois una plaga. Y nosotros somos la cura.”

 

Pero ¿Qué realidad? ¿Existe una sola? ¿La frase “en realidad” es correcta? Ante la narrativa hay dos teorías, o lados opuestos donde atrincherarse: los formalistas y aquellos que interpretan. Los primeros se basan en elementos de la narrativa bien diferenciados (personajes, sintaxis, gramatica…), y los que la interpretan defienden el que no hay una sola realidad, sino que esta es compleja, hay múltiples, la que cada persona hace de la suya propia.

 

Existe un significante, y cada uno, a través de su cultura, de su experiencia, de su bagaje le proporciona un significado concreto. Pero entonces ¿la realidad no es verdad? Es decir, habrá una verdad para cada individuo, no hay nada cierto, porque dependerá desde donde lo mires. Pero, si lo vemos así, ¿qué queda para el significante?  ¿Se convierte en algo en la medida en la que nosotros le damos sentido? Y por lo tanto ¿si no vemos algo deja de existir porque no lo interpretamos? Si enlazamos esto con una pregunta que nos planteamos a lo largo de la historia… ¿Existe vida en otro planeta? La respuesta sería clara, puesto que si no lo vemos, no existe. Pero si nosotros ya le estamos dando sentido, nos lo imaginamos, rodeamos el concepto de múltiples “verdades” ya lo estaremos interpretando, por lo tanto puede existir. Y aunque neguemos su existencia, ya estaríamos dándole una identidad o una realidad a aquello que negamos, puesto que si no lo hiciéramos simplemente no existiría ni el concepto. No habría pregunta.

 

¿Quiere decir esto, entonces, qué todo lo que nos planteamos existe? En cierta medida creo que sí, lo único que habría que ver en que dimensión se realiza esta cuestión. Por ejemplo, para aquel que se toma dos copas de más y una pastilla, y que tiene alucinaciones, y ve perros que vuelan y hadas a su alrededor  (por ejemplo, porque no me quiero meter con lo que pueda ver cada uno) para él, esta existiendo, no en la realidad que veríamos los demás, pero si en su mente, así pues, está ahí, lo está interpretando, e incluso en algunos casos puede hasta interaccionar con él.

 

Parecido a esto, estarían todas las enfermedades mentales que ven a gente, o que creen que les están persiguiendo, ... porque ellos lo ven, y lo sienten. Y aunque nosotros seamos incapaces de verlo en realidad también lo estamos interpretando, porque percibimos a esa persona y sus reacciones ante lo que cree ver, por lo tanto llegamos a interpretar, por ejemplo, lo que creemos que el individuo teme.

 

¿Y qué pasa con los amigos imaginarios? Cuando un niño tiene un amigo y te ves obligado a saludarle. No está, no le aprecias con tus sentidos, pero para la otra persona, está ahí, y tu le saludas esperando a que el niño te diga “¡muy bien!, el también te dice hola”.

 

Y mi pregunta es, si esto ocurre, si no hay una única verdad, si hay múltiples. Si todo depende de cómo lo interprete cada persona. ¿Podremos formar algún día una única verdad? ¿Estaremos todos locos al ver millones de posibilidades, de llegar a conclusiones totalmente diferentes, de crear cientos de significados de un solo objeto? Puede que esto nos enriquezca, porque compartimos y construimos a partir de lo que aprendemos de otros. Pero es también un poco frustrante, al saber que aunque construyas y construyas nunca vas a llegar a algo cierto. Podremos decir que el proceso es lo importante, que tenemos que disfrutar de él, que en realidad la meta importa en el sentido, de dirección, que es la que nos hace querer avanzar, pero hasta que punto, ¿todo esta construcción tiene significado para nosotros, si llegamos al punto de pensar que no hay nada cierto o real? ¿Cuál será nuestra meta entonces? ¿Encontrar nuestra propia realidad acerca del mundo?

 

Si enlazamos esto con el texto de Alejandro Jodorowsky, el cual, nos expone un pequeño relato de la cultura oriental, y como crea un lugar para la meditación contando con algunos alumnos que buscan encontrar la iluminación. Entonces podremos ver, como esta búsqueda de la verdad, del secreto de la vida eterna, parte de cada uno, es decir, ¿Cuál es la verdad para ti? ¿Qué te hará sentir bien? ¿En paz contigo mismo?  Pero el problema es ¿Se puede alcanzar? En el texto de Matrix, vemos como se dice que “Pero yo creo que, como especie, los seres humanos definen su realidad con la tristeza y el sufrimiento, tal vez, yo no lo diría con esas palabras, pero sí definimos la realidad siendo inconformistas, o por lo menos, a lo que el sentido de la vida se refiere.  Es decir, ¿estamos tristes, nos basamos en el sufrimiento? O es que tal vez ¿creamos conflictos para ir más allá de lo que tenemos? ¿Buscamos dar un sentido a la vida? ¿Lo acabamos encontrando? Algunos depositan toda su fe, en una comunidad y en lo que se les dicta desde ella, otros creen en todo lo que los avances científicos puedan darles, las cartas que adivinan el futuro pueden ser también una opción, pero… ¿Es ese el sentido? ¿O más bien optas por no enfrentarte a la pregunta? ¿Qué realidad construyes entonces?

 

 No es la que te están diciendo, porque en realidad, te llegan las palabras, pero tú las interpretas, por ello, hay tantas religiones que se basan en los mismos textos, porque cada uno los ha interpretado de diferente forma, y ha hecho que los demás la tomen como verdad, identificándose con un grupo. Por lo tanto, ¿Qué papel tiene aquí la “identidad”? ¿Vamos a construir nuestra verdad, nuestra realidad, dependiendo de qué identidad tomemos? ¿Va a depender del grupo? En mi realidad, o desde mi punto de vista, construimos nuestra identidad formando parte de un grupo, por lo tanto, nuestros significados dependerán en gran medida de la cultura donde hayamos crecido y de otros muchos factores, como he señalado también en un principio. Así pues, tendremos una parte segmentada de la verdad, que no coincidirá seguramente a la de otra persona que vive en el continente oriental, por ejemplo.

 

En conclusión, para mi existe todo y a la vez no existe nada, porque a través de este proceso llego al punto, donde creo, que todo lo que tengo como “realidad” es efímero y débil, puesto que puede romperse o caer como un castillo de cartas cuando se cuela una ráfaga de viento.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres