Blogia
EL RINCÓN DE MIS PENSAMIENTOS

LAS LIGADURAS DE LA TRADICIÓN

LAS LIGADURAS DE LA TRADICIÓN

Abogamos por la práctica, por acercarnos a la realidad, aprender los conocimientos que emergen desde la problemática de los diversos contextos. Defendemos el aprendizaje significativo, el saber porque debemos aprender tal o cual cosa, nos gusta saber el porqué, entender y comprender lo que adquirimos. Construir nuestros conocimientos, esa es nuestra máxima, no queremos la transmisión de estos, queremos visiones objetivas, conocer distintos puntos de vista para, a partir de ahí, poder avanzar por nosotros mismos, tejiendo una red que nos ayude a enlazar lo que ya sabemos con lo nuevo.

 

Es nuestro trabajo, nuestra meta a alcanzar, esta dispuesta de tal forma que lo único que pretendemos es que todo lo dicho en el párrafo anterior se de en nuestras aulas. Pero… ¿Qué ocurre luego? Toda la educación que hemos recibido nos ha llevado a una mera imposición de conocimientos, donde las clases, tenían unas dinámicas establecidas: se comenzaba con la lección y nos planteaban ciertas preguntas (para comprobar los conocimientos previos), más tarde lección uno y ejercicios prácticos para comprender mejor lo leído. De esta forma, se iban tocando todas las lecciones del tema, y por último una evaluación final, compuesta por una serie de ejercicios resúmenes que englobaban todo.

 

¿Mi sorpresa? Llevamos casi medio año defendiendo las innovaciones dentro del aula, el ser reflexivos, entender que la educación tal y como está no se adapta a las necesidades de nuestros alumnos. Y en la primera oportunidad que tenemos para programar nuestras propias actividades, caemos de nuevo en todo lo tradicional, las clases teóricas, las prácticas, y luego el intento por llevarlas a la realidad. Creo que es algo que tenemos tan automatizado que aunque vivamos esta nueva metodología en nuestra universidad, no nos desligamos de toda nuestra vida escolar e incluso, en ciertas ocasiones, las echamos de menos. Por consiguiente, esto me hace reflexionar, si nos cuesta a nosotros, ¿Qué pasará con todos aquellos docentes que llevan tantos y tantos años trabajando de la misma forma? para ser sincera, me cuesta hacerme a la idea de que puedan cambiar, y si lo hacen, será de una forma muy lenta, porque luchamos con todas las creencias que tenemos, además como hemos dicho en muchas ocasiones, no es una metodología que nos proporcione resultados a corto plazo, incluso  muchas veces, estos resultados , refiriéndonos a contenidos dados son menores, y da una especie de creencia de bajada de nivel, cuando de verdad estamos haciendo que el niño aprenda y no meramente reproduzca una serie de contenidos y tras unas semanas como mucho “formatee el disco duro”.

 

Es una visión muy pesimista, soy consciente de ello, pero hay en ocasiones cuando trabajamos en clase, que ves las ventajas del aprendizaje cooperativo, y te dices a ti mismo: “claro que es posible  llevarlo a las aulas, además aprendemos más, no es algo de memoria, es que de verdad, es parte de lo que sabemos y creemos”. Y por otro lado, ves como paso el día anterior, que no nos atrevemos a llevar a cabo todo lo que observamos cada día, se nos hace difícil arriesgarnos,  tirarnos sin paracaídas, parece que nos da miedo dejar lo tradicional, porque en ello nos sentimos seguros, parece que en  esa obra antigua de hace miles de años, cada uno tiene un rol que cumple  adecuadamente y lo más estrictamente posible. La innovación, supone cambio, y no todos están dispuestos a enfrentarse a él.

 El estudio de caso que hemos llevado a cabo, creo que me ha hecho reflexionar sobre muchos temas, como el aprendizaje cooperativo, el ceder o negociar para alcanzar unas metas, la formación de los docentes, las necesidades que tenemos en nuestra carrera, pero creo que la que más puedo destacar o la que más me ha llegado es esta: Lo mucho que nos escondemos en la rutina, y la importancia de las experiencias que vivimos a lo largo de nuestra vida”
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Cecilia -

Veo que tienes fans y que además son tus amigas, qué bueno!

La lectura de tu reflexión me ha recordado una idea que se maneja mucho en la formación de formadores y que Miguel Fernández Pérez la explica así:
"Los profesores no aplican los métodos que les han aplicado, sino los métodos que se les han aplicado".
Al mismo tiempo que me ha llevado a una frase de Einstein:
"El mundo no va a superar su crisis actual usando el mismo pensamiento que creó esta situación".
El plan que tengo para cambiar esta realidad me obliga a ser una profesional crítica y reflexiva... pero no en la idea, no como convencimiento conceptual de lo que sé que se debería hacer, sino como ACCIÓN. Las estrategias a utilizar: diario reflexivo, contacto constante con las personas con las que trabajo: docentes, alumnos, etc, un contacto de escucha y comprensión.
Espero algún dia poder decir que soy coherente entre lo que pienso que "debe ser" y lo que "hago". Pero eso no me quita el sueño, lo que sí me hace moverme es: darme cuenta en el prensente que intento hacer lo que pienso y creo. Reflexión crítica-acción.
Si uno mueve algo, el movimiento le llega al otro, si los dos movemos algo, el movimiento llega a otros y así ... movemos al sociedad.

sara -

Lara! me dejas loca con todo lo que sabes y lo bien que lo explicas!! Te estás volviendo muy sabia, no? Claro, con dos carreras... jijiji...
Ya estoy estudiando, no te preocupes. No hay más viajes organizados hasta julio.
El viaje genial, de Brujas tengo hasta vídeos!! Has estado,no? Es una maravilla.
Bueno, muchos besitos y a ver si quedamos tras los exámenes!! ;)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres